Hace unos meses escribí un artículo sobre mi método de lectura para extraer todo el conocimiento posible de un libro. Tras leerlo, Samuel me comentó que le recordaba un viejo libro que había leído hacía mucho tiempo que se llama, de hecho, "How to read a book" ("Cómo leer un libro" en español). Tras ojearlo en Amazon, no aguanté la tentación y decidí comprarlo. No me decepcionó.

Su autor, el filósofo y educador americano Mortimer J. Adler, describe un método de lectura profunda y exigente. Este tipo de lectura permite extrer todo el conocimiento de un libro para aquel lector que está dispuesto a hacer un esfuerzo activo. El crecimiento personal derivado de los aprendizajes obtenidos al trabajar el libro con su método es lo que Adler denomina "iluminación".

Para que un libro te pueda "iluminar", es necesario que esté en un nivel de conocimiento superior al que tienes antes de leerlo. Si ya estás al mismo nivel, ese libro no te puede enseñar nada y no tiene sentido invertir tiempo en él. Si el libro está por encima de tus actuales capacidades eso implica que su lectura es potencialmente difícil y requiere un esfuerzo por tu parte.

Vamos a explorar las ideas básicas de su método:

Los cuatro niveles de lectura

Adler, define cuatro niveles de lectura jerárquicos. Este orden implica que que no puedes estar leyendo en un nivel sin incluir y dominar los anteriores.

Nivel 1 - Lectura elemental

Este es el tipo de lectura que se enseña en los colegios, así que si estás leyendo este artículo, no te preocupes, ya lo has alcanzado.

Nivel 2 - Lectura inspeccional

"Inspeccional", que es una palabra que no he encontrado en ningún diccionario en español, es el término que Adler utiliza para referirse al tipo de lectura que se usa para sacar el máximo partido a un libro en el menor tiempo posible. Es una lectura rápida pero sistemática y que actúa como preparación para el siguiente nivel: la lectura analítica.

Podemos diferenciar dos subtipos.

Subtipo 1 - Ojeada sistemática

El principal objetivo consiste en averiguar si este libro requiere una lectura más profunda y cuidadosa. Además, incluso si decides no seguir con el libro, puedes aprender muchas cosas sobre el mismo y la materia que trata.

Se compone de las siguientes fases:

  1. Lee el título y el prefacio con el objetivo de tener una idea clara sobre qué materia trata y de clasificar el libro en tus categorías mentales.
  2. Estudia la tabla de contenidos (o índice de capítulos) para tener un sentido general de la estructura del libro.
  3. Ojea el resto de índices (temáticos, terminológicos, etc.). Te permitirá hacer una estimación de los tópicos tratados. Cuando detectes algún término que te parece crucial, echa una ojeada a alguno de los pasajes citados ya que puede ser que encuentres algunos de los puntos clave del libro.
  4. Lee la promoción del editor que puede aparecer en la chaqueta, en la solapa o en la parte trasera de la cubierta. En muchas ocasiones son escritos entre el editor y el propio autor que suelen haber hecho un esfuerzo por resumir los principales puntos del libro.
  5. Ojea los capítulos que parecen más relevantes para defender los argumentos del libro. Céntrate especialente en los resúmenes que suelen existir al final de los mismos.
  6. Ojea el libro aquí y allá, leyendo un párrafo o dos, a veces un par de hojas seguidas, nunca más de eso, en busca de señales de los argumentos principales.
  7. Si existe, lee el epílogo o en caso contrario las últimas páginas del libro. Pocos autores resisten la tentación de hacer un pequeño resumen.

Subtipo 2 - Lectura superficial

Como decíamos, cualquier lectura que te va a hacer más sabio es potencialmente una lectura difícil porque está por encima de tus capacidades iniciales. El principal riesgo que tienes al enfrentarte a un libro complicado es que quieras entenderlo todo a la primera y se te haga tan tedioso avanzar que acabes abandonando y no consigas acabarlo nunca.

Por tanto, la estrategia al enfrentarse a un libro difícil por primera vez consiste en hacer una primera lectura superficial, esto es, una lectura rápida de principio a fin sin detenerte en intentar comprender lo que no entiendes. Toma nota de lo que te sorprenda, pero no pares, no leas las notas a pie, no busques referencias externas.

Tendrás una mejor oportunidad de entender el libro en una segunda lectura más analítica, pero ello requiere haber leído el libro al menos una vez. Si lo acabas y has conseguido entender un treinta por ciento, eso es mucho más de lo que tenías al principio y estás en una buena posición para decidir si merece la pena estudiarlo con más detenemiento o no.

Nivel 3 - Lectura analítica

Si durante la lectura "inspeccional" buscamos extraer el mayor conocimiento posible en el mínimo tiempo posible, en la lectura analítica el objetivo es el mismo pero sin ninguna restricción temporal.

A este tipo de lectura dedica Adler la mayor parte de su libro y merece un artículo propio que probablemente escribiré más adelante. Tan solo adelantar que define un proceso sistemático con un conjunto de reglas.

Nivel 4 - Lectura sintópica

Adler describe la lectura sintópica como el proceso de leer varios libros sobre una misma materia y ser capaz de establecer un diálogo entre ellos, entendiendo diferentes puntos de vista y alcanzado un conocimiento más completo, crítico y global sobre dicha materia.

Cuatro preguntas para ser un lector exigente

Ser un lector exigente consiste en responder las preguntas adecuadas y en el orden correcto. Las cuatro preguntas principales que un lector debería responder sobre cualquier libro son las siguientes:

  1. ¿De qué va el libro? Debes descubrir cuál es el tema principal del libro.
  2. ¿Qué se dice en detalle? ¿y cómo se dice? Debes descubrir las ideas, afirmaciones y argumentos principales que constituyen el mensaje del autor.
  3. ¿Es este libro creíble? ¿en su totalidad o en parte? Una vez has entendido el libro, si estás leyendo de forma seria, estás obligado a formar tu propia opinión y no quedarte sólo con la del autor.
  4. ¿Qué hago con este conocimiento? Tienes que decidir cómo aplica lo que has aprendido a tu propia vida. Si el libro te ha proporcionado información, debes preguntarte sobre su significado. ¿Por qué piensa el autor que es importante? ¿Es importante para ti? Si el libro además te ha iluminado, es necesario decidir el siguiente paso.

Adicionalmente, tener estas preguntas presentes cuando estás leyendo en cualquiera de los niveles contribuye a una lectura mucho más activa y atenta.

Conclusiones

El libro de Adler te enseña a leer mejor y a ser un lector exigente. Para ello define un proceso sistemático que se organiza mediante diferentes niveles de lectura. Al trabajar el libro en cada uno de esos niveles el lector ha de tener presente y responder cuatro preguntas fundamentales.

Si el libro era bueno, estaba en un nivel de conocimiento superior y lo has leído siguiendo este proceso, has podido alcanzar la iluminación que te hace más sabio o capaz de lo que eras antes.

Referencias