John M. Gottman es profesor emérito de psicología en la Universidad de Washington. Ha dedicado su vida profesional a la investigación sobre la estabilidad y la felicidad en el matrimonio y la predicción del divorcio. En su libro "Siete reglas de oro para vivir en pareja", junto con Nan Silver, destila lo que ha aprendido durante décadas de investigación.

Es un libro interesante porque se aproxima a estos aspectos con el método científico, que se fundamente en los datos obtenidos en su "Laboratorio del Amor". Allí, centenares de parejas han sido rigurosamente analizadas y seguidas durante años. Recomiendo ver el vídeo para entender su metodología.

Tras todos estos años de investigaciones, Gottman clama que con tan sólo escuchar 5 minutos a una pareja en su laboratorio, puede predecir, con una precisión verificada del 91%, si seguirá felizmente unida o se separará.

El libro tiene además un aspecto práctico. A medida que va desarrollando su teoría, va proponiendo una serie de ejercicios para implementar en pareja que contribuyen a desarrollar y mejorar la relación en base a los principos expuestos.

Os hago un pequeño resumen de las principales ideas del libro. Que quede claro que son sus argumentos y opiniones y no las mías, aunque lo cierto es que compro la mayor poarte de ellos.

Amistad + inteligencia emocional = felicidad

Según los autores, las parejas felices comparten dos rasgos principales:

  1. son emocionalmente inteligentes y
  2. tienen una gran y profunda amistad.

Las parejas emocionalmente inteligentes son aquéllas que han adquirido una dinámica tal que impide que los sentimientos negativos sobre el compañero ahoguen a los positivos. Una pareja así sabe comprender y respetar al compañero y tiene más posibilidades de ser feliz en la unión. Afortunadamente, es una habilidad que se puede aprender y desarrollar.

Por otro lado, aseguran que el factor determinante para que tanto hombres como mujeres se sientan satisfechos con el sexo, el romance y la pasión en su relación es, en un 70%, la calidad de la amistad con su pareja.

Pero, ¿qué es la amistad? Es una relación en la que los miembros de la pareja:

  • tienen un conocimiento mutuo profundo: conocen sus gustos, la personalidad, las esperanzas y los sueños de cada uno;

  • muestran una gran consieración mutua;

  • expresan el amor a diario, con pequeños gestos y detalles cotidianos.

La amistad tiene una serie de ventajas que contribuyen a la felicidad y la longevidad de la pareja:

  • Aviva la pasión porque da protección contra sentimientos negativos.

  • Con un buen nivel de "positividad", hace falta mucha más "negatividad" para dañar la relación.

  • No evita las discusiones per se, pero sí que éstas se vayan de las manos.

Señales del fracaso de una relación

Durante sus estudios, Gottman también ha determinado una serie de comportamientos y aspectos que son una indicación que la relación está en peligro y que hay que actuar para corregirlos. Son los siguientes:

  1. Las discusiones se inician con un planteamiento violento con críticas o sarcasmo.

  2. Aparecen habitualmente los 4 jinetes del apocalipsis (como él los llama): críticas globales y sobre la pesonalidad de la pareja, el desprecio en todas sus formas (sarcasmo, escepticismo, burla...), la actitud defensiva y la actitud evasiva.

  3. Sentirse abrumado, la sensación de "no puedo más".

  4. En lenguaje del cuerpo emite señales como frecuencia cardiaca acelarada o tensión arterial disparada.

  5. Sólo hay memoria para los malos recuerdos.

  6. Fallan los intentos de desagravio: o no se producen o no son aceptados.

Un intento de desagravio es cualquier frase o acción (cómica o no) que uno de los miembros de la pareja ejecuta para impedir que la negatividad aumente sin control. Es decir, son herramientas de desescalado en una discusión. Es habitual que algunas parejas desarrollen sus propios intentos de desagravio que sólo tienen sentido en el seno de su relación.

Los 7 principios

Para desarrolar esta amistad e inteligencia emocional, los autores proponen 7 principios fundamentales. Que son los siguientes:

  1. Mejorar los mapas del amor.

  2. Cultivar el cariño y la admiración.

  3. Acercarse al otro.

  4. Dejar que tu pareja te influya.

  5. Resolver los problemas solubles.

  6. Salir del estancamiento.

  7. Crear un sentido de trascendencia.

Principio 1: Mejorar los mapas del amor

Las parejas emocionalmente inteligentes conocen íntimamente el mundo de su compañero. Es lo que se conoce como "mapa del amor", esa parte de la mente donde almacenamos toda la información relevante sobre la vida de nuestra pareja.

Es muy importante desarrollar y mejorar los mapas del amor ya que:

  1. uno de los regalos más valiosos que pueden hacerse al compañero es la sensación de ser conocido y comprendido;

  2. cuanto más comprendes y conoces a tu pareja, más fácil es seguir conectados en épocas de crisis o tensión.

Principio 2: Cultivar el cariño y la admiración

El cariño y la admiración son dos de los elementos más importantes en una relación duradera y gratificante, además son el antídoto perfecto contra el desprecio.

No son complicados de reavivar o aumentar y el libro incluye toda una serie de ejercicios al respecto.

Principio 3: Acercarse al otro

Acercarse es la base de la conexión emocional, la pasión y una satisfactoria vida sexual.

Las parejas que se respetan y honran mutuamente son capaces de entender los distintos puntos de vista aunque no estén de acuerdo.

La conexión con la pareja se cultiva cada vez que le hacemos saber que es valorada en el día a día.

Una de las actividades cotidianas más efectivas es reunirse al final de la jornada para comentar cómo ha ido:

  • ayuda a soportar las tensiones que no son provocadas por el matrimonio,

  • es una oportnidad par ofrecer nuestro apoyo emocional, pero

  • recuerda no dar consejos si no se te piden; lo importante es comprender.

Principio 4: Deja que tu pareja te influya

Aceptar la influencia se refiere al hecho que un miembro de la pareja no siempre haga lo que él prefiere, sino que tenga en cuenta las opiniones de su pareja y que lleguen a cuerdos o que, en ocasiones, ceda totalmente.

Aceptar la influencia tiene muchas ventajas:

  • suelen ser parejas más felices,

  • fortalece la amistad, y

  • beneficia a los hijos.

Aceptar la influencia no significa que no expresemos sentimientos negativos o que siempre "traguemos" con la opinión del otro. Esto no beneficia al matrimonio ni a nuestra presión arterial.

Principio 5: Resuelve los problemas solubles.

Que un problema sea soluble, no significa que se solucione, así que hemos de ser conscientes de ellos y tomar acciones proactivas hacia su resolución.

Para identificarlos, los problemas solubles suelen ser situacionales, es decir, se trata de dilemas o situaciones particulares pero no existe un conflicto subyacente trascendental para ningún miembro de la pareja. También suelen ser menos dolorosos e intensos que los problemas irresolubles.

El proceso para resolverlos consta de 5 fases:

  1. Las discusiones terminan (casi) siempre de la misma manera que empiezan, así que es muy importante suavizar el inicio de la discusión:

    • quéjate sin echar la culpa a tu pareja,

    • describe lo que está pasando sin juzgarlo,

    • exprésate con claridad,

    • sé amable,

    • sé agradecido.

  2. Aprende a ofrecer y recibir intentos de desagravio (tal y como se han descrito previamente).

  3. Si la cosa escala, encuentra la manera de tranquilizarte a ti mismo y a tu pareja.

  4. Llegad a un compromiso:

    • Determinad en qué aspectos podéis ceder y cuáles no.

    • Cuanto más podáis ceder, más posibilidades de ganar.

  5. Sed tolerantes con los fallos de cada uno. A menos que aceptes los defectos y debilidades de tu pareja, no podrás llegar a ningún acuerdo.

Principio 6: Salir del estancamiento

En el principio anterior explicábamos cómo resolver los problemas solubles. La mala noticia es que la mayoría de problemas son irresolubles (se estima que el 69%). Son problemas que se refieren a partes esenciales de los miembros de la pareja que no pueden cambiar. Formarán parte de la vida de la pareja para siempre.

La buena noticia es que no hace falta resolverlos para ser una pareja feliz. La relación prospera si ésta sabe tratarlos:

  • encontrando una manera que no asfixien,

  • manteniéndolos en su lugar,

  • contemplándolos con humor.

Si la pareja no sabe tratarlos, entonces aparece el estancamiento que acaba matando la relación.

Estos problemas generalmente se deben a sueños, esperanzas y deseos que no se están realizando. Uno de los objetivos de la vida en pareja es ayudar al otro a realizar sus sueños, así que el proceso para salir del estancamiento consta de estas fases:

  1. Convertirse en un detective de sueños de tu pareja. A veces los sueños están ocultos y no son evidentes.

  2. Trabajar el problema. Apoyar el sueño de tu pareja aunque no lo compartas. Podemos distinguir tres niveles de apoyo y todos son válidos:

    1. ofrecer comprensión,

    2. ofrecer apoyo financiero (u otro tipo de recurso), y finalmente,

    3. formar parte integral del sueño.

  3. Es importante tranquilizarse constamente el uno al otro, ya que discutir de sueños que están en oposición puede ser muy estresante.

  4. Salir del estancamiento. Comprender no es resolver y puede que el problema no desaparezca nunca por completo. El objetivo es encontrar un terreno común.

  5. Dar las gracias para terminar positivamente.

Principio 7: Crear un sentimiento de trascendencia

Si tu relación es estable y feliz pero sientes que te falta algo, puede que no tengas sensación de trascendencia.

Esta sensación se refiere a la posibilidad de crear una vida interior juntos, una cultura particular plena de símbolos y rituales, y una apreciación de vuestros papeles y objetivos que os una y os lleve a comprender qué significa ser parte de una familia.

Conclusiones

  • Las parejas felices son emocionalmente inteligentes y cultivan su amistad.

  • Lo bueno prevalece sobre lo malo y acumulan un positivismo que hace más difícil que se dañe la relación en épocas de crisis.

  • El autor, en base a sus estudios, propone una serie de principios encaminados a desarrolar la inteligencia emocional y la amistad en la pareja.

  • Existes problemas irresolubles que siempre permanecerán en la pareja, pero no hace falta resolver para tener una pareja feliz. Sólo hay que aprender a gestionarlos.

  • Las parejas felices que sienten que les falta algo, deben desarrollar us sentimiento de trascendencia.